Leyendo del Corazón...
Definitivamente, AMO el mar.